Empezando en el ecommerce

eCommerce para novatillos

De seguro has escuchado la palabra e-commerce y probablemente tengas una idea de qué trata, en esta oportunidad te explicaremos en que consiste esta modalidad de comercio electrónico que está desplazando al comercio tradicional.

El comercio electrónico se basa de comprar y vender productos o servicios a través de internet, suena sencillo, pero para tener una tienda online próspera deberás cubrir con una logística para la satisfacción de la compra del cliente.

El e-commerce consiste en tener una página web y en ella presentar a los visitantes un catálogo de productos, en la cual cada producto debe tener al menos una imagen, su descripción, el precio e incluso algunas tiendas online agregan una sección de comentarios de los compradores; si el visitante desea convertirse en un cliente podrá registrarse dentro de la página web y agregar los productos que quiera comprar al “carrito de compras”, el carrito ofrece el listado de productos que se ha agregado con la intención de comprar con su descripción, cantidad, precio y el total a pagar, decidido lo que el cliente va a comprar la página procesa la orden, en esta parte la tienda debe mostrar las formas y costos de envíos, así como solicitar la dirección del envío, algunas empresas ofrecen servicios de tracking del paquete, finalmente se muestran las formas de pago, este último paso es muy importante ya que hay algunas tiendas online que no ofrecen esta forma de pago online, siendo incongruente con el sentido del comercio electrónico.

Hay que aclarar que el e-commerce es una tienda en internet que requiere inversión tanto de dinero como de tiempo, marketing digital, SEO (Posicionamiento Web), personal y logística para rendir frutos no es simplemente una venta alternativa del negocio tradicional.

ahorrar hogar

Consejos generales para ahorrar I

Si queremos ahorrar, la primera premisa a tener en cuenta es que debemos emplear un poco de tiempo en comparar. Si comparamos ofertas y formatos podemos conseguir un ahorro de hasta un 46% en la cesta de la compra. El producto más caro no siempre es el de mejor calidad, y existen productos muy interesantes a un precio razonable.

Otro gasto importante en el presupuesto familiar es el destinado al pago de la factura telefónica (fija y móvil) y de Internet. Comparar las tarifas de los diferentes proveedores nos llevará a ahorrar hasta un 40% de nuestro presupuesto.

El coche es uno de los gastos más importantes para las economías familiares, y el seguro obligatorio encarece aun más esta partida. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que analizando el mercado de los seguros de automóvil es posible encontrar diferencias en un seguro a todo riesgo de hasta 2.500 euros al año.

También es buen momento para dejar de fumar, para empezar a comprar marcas blancas que son más económicas, para gastar menos dinero en ropa o en peluquería y maquillaje, y dejar de comprar de forma compulsiva. Si puedes, haz la compra en Internet. De esta manera te ahorrarás dinero y tiempo.

Algunos gastos, como la factura del teléfono, o el coche tal vez nos parezcan imprescindibles, pero podremos moderarlos si hacemos un uso responsable.

Pensar en el medio ambiente también nos puede ayudar a ahorrar. Ahorra agua, papel, luz. Si nos concienciamos de que el consumo responsable en el día a día puede propiciar un importante ahorro energético, ello nos permitirá aligerar gastos familiares, además de ayudar a mitigar los efectos del cambio climático.

Utiliza bombillas de bajo consumo, compra electrodomésticos de clase A, no uses aparatos eléctricos si no es necesario y acuérdate de desenchufarlos. Mediante un sencillo sistema de energía solar se puede ahorrar en casa el 95% del consumo de energía para el agua caliente o calefacción a lo largo de todo el año.

Con un buen aislamiento en el hogar podemos conseguir ahorrar hasta un 40% de la energía destinada a la calefacción. No dejes la nevera abierta, aunque solo sea un momento. Apaga las luces de las habitaciones en las que no estás. No derroches energía, no solo por tu bolsillo, sino por el mundo que van a heredar tus hijos.