La-fuerza-del-vapor

Formas económicas de limpiar la casa

¿Sabes que hay una forma de ahorrar dinero mientras dejas la casa totalmente limpia y desinfectada?

Te hablo de la utilización del vapor para desinfectar superficies.

Este artículo nace de la tendencia que están tomando muchos hogares de reducir el uso de elementos químicos y detergentes, en una solución que, si bien conlleva una inversión inicial, termina siendo amortizado en el tiempo.  Se trata de utilizar un chorro de vapor que elimine virus, bacterias, olores y suciedad.

Por ejemplo es muy útil a la hora de limpiar sofás o sitios donde hay animales. También es muy útil si quieres darle nueva vida a un colchón viejo. La sensación de limpieza luego se nota.

Para aplicar el vapor tenemos que recurrir a electrodomésticos especifícos, en este caso las llamadas vaporetas.

¿Qué es una vaporeta? ¿Merece la pena comprar una? ¿Se ahorra dinero?

Una vaporeta es un aparato, un electrodoméstico muy parecido en forma a una aspiradora, pero que dentro tiene un calderín que se rellena de agua y que la vaporeta convierte en vapor. A partir de ahí mediante un tubo y un aplicador, podemos utilizar un chorro de vapor por donde queramos.

Tiene mas o menos esta forma:

 

Vaporeta-imagen

Si lo usas en la cocina conseguirás ablandar la suciedad, si lo usas en el water o el baño desinfectarás, si lo usas en tapicería también será muy útil porque penetra bien dentro y por donde circula elimina toda clase de ácaros. Para las alfombras es absolutamente recomendable.

En cuanto a si merece la pena comprar una vaporeta pues depende del uso que quieras darle. Si vas a utilizarla al menos una hora a la semana automáticmente su compra está justificada. Solamente con el ahorro en detergentes terminarías amortizando la inversión en un año o dos. Aparte el sistema de limpieza favorece que se lleguen a sitios donde con un cepillo es más inaccesible.

Consulta precios y decide.  Las hay pequeñas y más potentes, dependiendo de lo que necesites, aunque ya que uno invierte es mejor comprar algo de calidad, bien de la marca Karcher u otras también contratadas como Polti, Siemens, etc.

Una alternativa sensacional a los detergentes y una manera de tener la casa libre de químicos.