En tiempos de crisis aumenta la necesidad de ahorrar dinero. El primer Consejo para ahorrar dinero es hacer una buena contabilidad del gasto y comparar los valores con las ganancias del mes para averiguar la cantidad puede dejar a un lado en una cuenta de ahorros y así administrar mejor el dinero durante todo el mes.

Consejos para ahorrar más dinero

Hacer un presupuesto familiar mensual

Debe escribir en papel todos los gastos, con el fin de evitar el gasto de “fantasmas”. Por ejemplo, tenga en cuenta siempre el gasto en tabaco, café, Euromillones y lotería. No se hagan cálculos sólo cabeza, porque siempre habrá cuentas que se olvidará. Especialmente en el primer mes haces el presupuesto familiar mensual es importante tener en cuenta el costo de todos los elementos de la familia, para ver si se puede ajustar el presupuesto y los gastos que pueden ser eliminados o reducidos.

Cuando el sueldo mensual en la cuenta, gastar el dinero que quiero ahorrar por mes para una cuenta de ahorros con una orden de débito directo

Ahorrar la llamada “a la cabeza”, es decir, definir cuánto puede ahorrar. El ideal es el 10% del ingreso mensual, pero esto depende de la familia a familia.

Hacer un ahorro regular, independientemente de la cantidad a ahorrar

Lo más importante es crear normas, independientemente de la cantidad ahorrada, puede que desee guardar en una base regular, para que se mantenga la seguridad financiera.

Ahorro en el día a día

El ahorro comienza en el interior. Adoptar un consumo consciente excepto en el gasto interno como agua o electricidad y apostar por equipos eficientes. Elegir desayunar en casa y seguir yendo a restaurantes para los momentos más especiales. Cortar o reducir los gastos de pequeños también como tabaco o café;

En compras siempre que sea posible comprar marcas blancas y pagar con dinero en efectivo. Así eres consciente de cuánto gastas.
Dejar el coche en casa y prefiere el transporte público;

Cuando usted decide trasladar el hogar comprar usando crédito hacer simulaciones en el número máximo de asientos y comparar, para obtener el financiamiento con las mejores condiciones posibles. Ver que la extensión ofreció que puede variar grandemente dependiendo de la institución;

Dar un pago inicial en la hipoteca de la casa. Cuanto mayor sea la cantidad de la entrada inicial más facilidades en el pago total del crédito;

No caigas en la tentación de comprar una casa demasiado grande para sus necesidades actuales o si endivide más de lo que puede. Aún en la atención antes de progresar a un costos de financiamiento con todos los créditos no podrá exceder el 33% de su presupuesto mensual;

Evitar los créditos: evitar el recurso al préstamo personal así como el uso del período de pago escalonado permitido por la tarjeta de crédito, ya que en ningún caso las tasas de interés tienden a ser muy alta;

Crear un fondo rotatorio para hacer frente a imprevistos;

Obtenga más por su dinero mediante la aplicación de fondos;

Ampliar el plazo para el pago del préstamo o solicitar un período de gracia en el Banco;

Si tienes varias deudas y están en una situación de sobreendeudamiento, consolidación de préstamos múltiples en una sola puede ayudar a más bajos costos mensuales;

Entregar a tiempo el pago de impuestos y hacerlo por internet para recibir el reembolso antes de lo que los contribuyentes que hacen entrega en papel;

Seguro del coche y de la vivienda: evaluar si usted no está pagando más por el seguro de coche y hogar;

Actividades saludables al aire libre y buscar en internet programas culturales gratis;

Prepara tus vacaciones con antelación para poder elegir las ofertas más ventajosas.

Ahorrando en nuestros electrodomésticos

Si al apagar un interruptor sufriésemos una descarga eléctrica cuya intensidad estuviese en relación con el tiempo que llevase encendida una bombilla, tal vez seríamos mejores ahorradores. Pero no se preocupe. No hay que llegar a medidas extremas. Es posible concienciarse sobre el impacto que el derroche energético tiene en nuestros bolsillos sin recurrir al dolor físico.

Según un estudio de 2012 del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía y Eurostat, los hogares españoles consumen el 17% de toda la energía final y el 25% de la electricidad. Y esto, unido a que los precios no dejan de subir, provoca que nuestras facturas se disparen a final de mes. Si adquirimos hábitos de consumo más racionales en nuestra propia casa podremos ahorrar bastante dinero, además de, por qué no, ser más respetuosos con el medio ambiente.

 Electrodomésticos

El ahorro en el consumo energético depende en buena medida del uso que hagamos de los electrodomésticos. En la mayoría de los hogares, el conjunto de los electrodomésticos que se usan representa entre el 20 y el 60% del consumo total de energía eléctrica.

Una buena medida para empezar a ahorrar desde el principio es comprar electrodomésticos que consuman menos energía, también llamados “eficientes”. Incluso en ocasiones puede ser interesante sustituir los que más gastan por otros que nos permitan ahorrar mes a mes.

Por ejemplo, la cocina vitrocerámica es la forma más ineficiente y más cara de cocinar, gasta cuatro veces más que una cocina de gas. Lo mismo pasa con aparatos como las estufas eléctricas. Si compras una televisión nueva deberías saber que aquellas que incorporan tecnología LED consumen un 25% menos que las LCD y hasta un 40% menos que las pantallas de plasma.

Desconecta todo lo que no estés usando: la televisión, la radio, el móvil al terminar de cargarlo, la licuadora, el microondas, etc. Si evitamos dejar estos aparatos en modo de espera o stand by, acabaremos con ese “consumo fantasma” que puede llegar a representar un 5% del total de la casa. Igualmente, es importante desenchufar los cargadores de teléfonos móviles y ordenadores portátiles cuando no los uses, ya que hay modelos que consumen electricidad aunque no estén cargando. La cantidad de euros que puedes ahorrar al desenchufar sistemáticamente todos los aparatos que no utilizas, es de unos 50 euros al año.

Cuando pongas la lavadora, usa programas cortos o de media carga, agua fría y detergentes líquidos. Limpia regularmente el filtro y no uses más detergente del necesario. En el caso del lavavajillas, enjuaga los platos con agua fría antes de meterlos, y ponlo en marcha solo cuando esté completamente lleno. Con todo esto, lograremos un ahorro energético de entre el 10 y el 15%.

A la hora de cocinar, es preferible utilizar la olla a presión porque puedes ahorrar hasta un 50% de energía. Si no es posible, tapa las ollas: la comida se cocinará más rápido y dejarás de gastar un 25% de energía. Limpia regularmente los quemadores de las estufas de la cocina. Si están sucios o se tapan consumen un 10% más de lo que debieran. Es mejor usar el microondas en vez del horno porque consume un 70% menos. Mantén siempre limpios los aparatos eléctricos. Elimina los residuos de alimentos en el microondas o el tostador, ya que conservarlos en buen estado reduce el gasto de energía.

La nevera es el electrodoméstico de mayor consumo del hogar. Evita mantener la puerta abierta mucho tiempo y podrás ahorrar hasta un 5% de energía. Limpia regularmente la nevera por dentro y por la parte trasera. Ten en cuenta que una capa de escarcha de 4 ó 5 mm de espesor hace incrementar el consumo hasta en un 30%. Además, debes saber que introducir alimentos excesivamente calientes incrementa el gasto energético del frigorífico para enfriar.

La pantalla consume el 70% de la electricidad que necesita tu ordenador. Apágala si te ausentas durante un tiempo. Adapta la luminosidad a tu entorno, no mantengas DVD o CD en el lector cuando no los necesites, desconecta los USB que no estés utilizando. Esto también consume energía. Evita las pantallas de plasma, son las que más consumen. Apaga tu ordenador si no lo estás utilizando, ya que un aparato en posición de espera puede representar más de la mitad de su consumo diario.

Consejos generales para ahorrar I

Si queremos ahorrar, la primera premisa a tener en cuenta es que debemos emplear un poco de tiempo en comparar. Si comparamos ofertas y formatos podemos conseguir un ahorro de hasta un 46% en la cesta de la compra. El producto más caro no siempre es el de mejor calidad, y existen productos muy interesantes a un precio razonable.

Otro gasto importante en el presupuesto familiar es el destinado al pago de la factura telefónica (fija y móvil) y de Internet. Comparar las tarifas de los diferentes proveedores nos llevará a ahorrar hasta un 40% de nuestro presupuesto.

El coche es uno de los gastos más importantes para las economías familiares, y el seguro obligatorio encarece aun más esta partida. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que analizando el mercado de los seguros de automóvil es posible encontrar diferencias en un seguro a todo riesgo de hasta 2.500 euros al año.

También es buen momento para dejar de fumar, para empezar a comprar marcas blancas que son más económicas, para gastar menos dinero en ropa o en peluquería y maquillaje, y dejar de comprar de forma compulsiva. Si puedes, haz la compra en Internet. De esta manera te ahorrarás dinero y tiempo.

Algunos gastos, como la factura del teléfono, o el coche tal vez nos parezcan imprescindibles, pero podremos moderarlos si hacemos un uso responsable.

Pensar en el medio ambiente también nos puede ayudar a ahorrar. Ahorra agua, papel, luz. Si nos concienciamos de que el consumo responsable en el día a día puede propiciar un importante ahorro energético, ello nos permitirá aligerar gastos familiares, además de ayudar a mitigar los efectos del cambio climático.

Utiliza bombillas de bajo consumo, compra electrodomésticos de clase A, no uses aparatos eléctricos si no es necesario y acuérdate de desenchufarlos. Mediante un sencillo sistema de energía solar se puede ahorrar en casa el 95% del consumo de energía para el agua caliente o calefacción a lo largo de todo el año.

Con un buen aislamiento en el hogar podemos conseguir ahorrar hasta un 40% de la energía destinada a la calefacción. No dejes la nevera abierta, aunque solo sea un momento. Apaga las luces de las habitaciones en las que no estás. No derroches energía, no solo por tu bolsillo, sino por el mundo que van a heredar tus hijos.

Decorando la casa

La decoración puede ser una de las actividades domésticas más  agradables. Con creatividad, un poco de ingenuidad y trabajo duro se consiguen cambios espectaculares. No hay varitas mágicas
para lograr lo que se desea en un abrir y cerrar de ojos, aunque existen métodos bastante fáciles, formas de ahorrar tiempo e ideas innovadoras que ayudan a hacerlo realidad.

 

Preparativos antes de decorar

Quien más quien menos sabe cuándo ha llegado el momento de redecorar, pero el paso siguiente, cómo hacerlo, suele ser más difícil. Color y estilo le simplificará el proceso de decisión, explicándole los efectos de la combinación de colores y cuál es el trazado decorativo más acorde a sus necesidades.

Decoración de paredes y madera

Las paredes y la madera pueden constituir el marco fundamental sobre el que descanse el resto de la decoración de una estancia. Pintado do paredes abarca todos los métodos y técnicas, desde un simple revestimiento hasta los efectos de pintura más llamativos. Revestimiento de paredes:  analiza con detalle el papel pintado, así como también otras opciones, como el apandado de madera. Alicatado de paredes examina la tercera gran alternativa para decorar las paredes, dando instrucciones prácticas e ideas para colocar los azulejos. Decoración de la madera completa el ámbito decorativo fundamental, facilitando consejos sobre la mejor manen» de pintar la madera y de incorporar efectos de pintura para transformar totalmente el aspecto de las superficies
madera, incluyendo el mobiliario.

Telas y acabados

El marco decorativo esencial de lina sala tiene que  estar complementado por el resto de la decoración.  Revestimiento de suelos aborda otra de las grandes superficies de la casa. Tanto si elige un material blando como duro, este capítulo le proporciona un sinfín de ideas innovadoras. Adorno de ventanas analiza los revestimientos de ventanas tradicionales desde nuevas perspectivas, incluyendo la decoración del cristal. Toques finales trata de aquellos elementos que realzan el trazado decorativo de una estancia, tales como las telas, la iluminación y la decoración de paredes, contribuyendo al efecto general.